Nicaragua se clasificaría a la quinto posición en la Igualdad de género, El Salvador y Honduras lejos de las primeras clasificaciones

Leronel Mortime / puerto príncipe /Espacinsular

SAN SALVADOR, El Salvador, 7 de mayo de 2013.- La igualdad de género demanda las acciones gubernamentales, es así la lucha continúa para el movimiento feminista en el mundo, el Gobierno Nicaragüense debe representar por un 50% por las mujeres, garantiza condiciones de igualdad entre los hombres y las mujeres para un mundo sin discriminación.

Nicaragua estaría a la quinto fila mundial en la igualdad de género y la toma de poder política. Se indica por la cantidad de mujeres designadas (40% de la función diputado) y responsables ministeriales (50%). Esta clasificación se obtuvo esencialmente tras una ley que exige que 50% de los candidatos de los partidos políticos sean mujeres vota por el Parlamento en 2012, según el Comité americana Latina de Jura.

Una investigación muestra que la presencia más numerosa de las mujeres al poder, parece poco importar a los líderes de sectores públicos y privados: las razones para las cuales esta decisión se tomó son asombrosas: “la finalidad de esta decisión no era dar del poder a las mujeres, sino simplemente para el Gobierno de adquirir más poder, o desestabilizar la oposición que no tenían bastantes candidatas mujeres”

Actualmente las mujeres representan la mitad de la población nicaragüense y la fuerza de trabajo, reciben un 60% de los títulos universitarios, invierten más dinero que los hombres en, la salud y la alimentación de su familia. Depende de ellas que su nuevo lugar en las instancias de poder sea una ocasión de afirmarse y de crear el cambio para que el liderazgo no siga siendo un asunto de hombres.

Es el caso contrario para Honduras, la población hondureña compuesta de 52% de mujeres, sin embargo la falta educación y una cultura ferozmente machista mantienen a las mujeres en un estado de oferta al hombre. No hay igualdad ni equidad entre los hombres y las mujeres, y esto, a ningún nivel de la sociedad, señala Carmen Galéas, Coordinadora del proyecto Caritas a Honduras. Y según el informe anual del Foro Económico Mundial 2011, las mujeres representan 18% en el poder político del país.

La cultura o el inculturación del machismo alcanzan un tal nivel, que la gente considera estereotipos que asustan hacia la mujer como normales, según la militante Carmen, que también subraya, para los hondureños, las mujeres debe permanecer a la casa para ocuparse los quehaceres domésticos. Esto no sólo estereotipos, se aceptan socialmente, sino que son transportados incluso por agentes de transmisión cultural como los medios de comunicación y algunos movimientos religiosos.

A escala del país, la violencia a la que son objeto física, psicológica, simbólica y económica las mujeres alcanza tal grado que es todo una sistema patriarcal en el cual viven las mujeres, es necesario lo desarraigar. Esto un tiempo se caracteriza por la misoginia, pero es también un tiempo en que las mujeres tienen herramientas para mejorar su suerte. “Si ya, nosotros, las mujeres, llegamos inicialmente a ponernos en red, compartir nuestros conocimientos, nuestros temores y nuestras esperanzas, entonces seremos ciertamente capaces de colocarnos en este mundo de hombre. Pero eso, esto mi se sueno para mi país, mi línea del horizonte” declarado Carmen Galéas.

Este mismo informe indicó que las mujeres salvadoreñas representan un 19% en el poder político del país. Pero con una larga lucha llevada por organizaciones feministas en el país, una nueva ley vota por el Parlamento y del tribunal supremo en 2012. Esta ley destinada a procurar que las instituciones públicas tengan en cuenta aún más la problemática hombre-mujer e impongan la integración las consideraciones específicas en todas las políticas públicas.

Es a través de la representación democrática que los intereses de las mujeres pueden representarse y su voz oída. El artículo 7 del Convenio sobre la eliminación de todas las formas discriminación respecto a las mujeres (CEDEF, o CEDAW en inglés) reafirma la importancia de la representación de las mujeres en la vida política de sus países: “les garantizan, en condiciones igualdad con los hombres, el derecho: a) de votar en todas las elecciones y en todos los referéndum públicos y ser selecciónales a todos los organismos públicamente elegidos; b) participar en elaboración de la política del Estado y a su ejecución, ocupar empleos públicos y ejercer todas las funciones públicas a todos los niveles del Gobierno”

Aucune note. Soyez le premier à attribuer une note !

Ajouter un commentaire

Vous utilisez un logiciel de type AdBlock, qui bloque le service de captchas publicitaires utilisé sur ce site. Pour pouvoir envoyer votre message, désactivez Adblock.

Créer un site gratuit avec e-monsite - Signaler un contenu illicite sur ce site

×