La protección apátridas, una prioridad para los países de América Latina

La protección apátridas, una prioridad para los países de América Latina 

leronel mortime / puerto príncipe
San Salvador, El Salvador, 25 de marzo de 2013.- Instrumentos nacionales y regionales se dotaron firmemente por países latinoamericanos, para la protección de los derechos de personas, una atención especial para los apátridas, adhesión (siete) de 7 países a los convenios de 1954 y 1961 relativos a sus derechos en 2012.

En algunas regiones de Centroamérica y México, así como en las zonas fronterizas entre Colombia, Ecuador, Panamá y la República bolivariana de Venezuela, las preocupaciones de seguridad crecientes de los Estados influyeron el control de las migraciones. Ya que, la intensificación de las actividades realizadas por organizaciones criminales transnacionales, grupos armados irregulares, pasadores de fronteras y traficantes de manera clandestina causaron numerosos desplazamientos internos tanto externos.

En 2012, varios países de América Latina se adhirieron a los instrumentos internacionales sobre el apátrida. Honduras se adhirió al Convenio de 1954 relativo al estatuto de los apátridas, Ecuador y Paraguay se convirtieron en signatarios del Convenio de 1961 sobre la reducción de los casos de apátrida, mientras que Panamá se convirtió en parte a los dos Convenios.

Otros países de la región están estableciendo procedimientos de determinación del apátrida para velar a esto que los apátridas estén identificados y reciben una asistencia jurídica y administrativa. Por otra parte, Bolivia y Honduras adoptaron una legislación de lucha contra la trata que prevé las necesidades de protección de las víctimas. Este progreso es lo huye de una campaña de la Alto Comisaría para los Refugiados del año 2011-2012.

Además la mayoría de los refugiados y solicitantes de asilo de Latinoamericano, viven en las zonas urbanas, donde las posibilidades de integración siguen ocultándose ellos debido a la xenofobia y al tratamiento discriminatorio de los extranjeros, de las prácticas que son exacerbadas por una mala coyuntura económica. La falta de acceso a actividades creativas de renta y la ausencia de soluciones de alojamiento duraderas representan los obstáculos principales en la vía de la autosuficiencia y la integración local.

Por su parte, Argentina a menudo se considera como uno de los países más desarrollados del continente Latinoamericano, dista mucho de haber ganado su lucha para el respeto de los derechos humanos. Los organismos de defensa de los derechos humanos denuncian el tratamiento indigno reservado a los presos en las prisiones argentinas, las múltiples violaciones sus derechos así como de las mujeres, víctimas de violencias maritales, o el tráfico humano con fines sexuales y de explotación a menudo a través del mundo.

El Convenio de 1954 relativo al estatuto de los apátridas y el Convenio de 1961 sobre la reducción de los casos de apátrida constituyen instrumentos jurídicos esenciales para la protección de los apátridas en el mundo y para la prevención y la reducción de los casos de apátrida. Aunque completadas por normas que se derivan de tratados regionales y por el derecho internacional de los derechos humanos.

Durante décadas, suscitaron relativamente pocas ratificaciones o adhesiones. Por eso, en 2011, con fin de señalar el 50ème aniversario del Convenio de 1961, el HCR lanzó una gran campaña para promover la adhesión a los dos Tratados sobre el apátrida. Y esta campaña produjo rápidamente resultados, siete países adhiriéndose a una o otro de los dos convenios para año 2012.América Latina, violencia y represión contra los periodistas 

 

Aucune note. Soyez le premier à attribuer une note !

Ajouter un commentaire

Vous utilisez un logiciel de type AdBlock, qui bloque le service de captchas publicitaires utilisé sur ce site. Pour pouvoir envoyer votre message, désactivez Adblock.

Créer un site gratuit avec e-monsite - Signaler un contenu illicite sur ce site